Volver

Fecha publicación 17 | 03 | 2020
Compartir

¿Qué medidas contra el coronavirus puedes tomar en tu tienda?

Debido a la crisis del coronavirus que tuvo su origen en China muchas tiendas y comercios tendrán que abrir con el fin de abastecer a la ciudadanía de artículos indispensables o de primera necesidad. Algo vital para sobrellevar el estado de alarma con la máxima normalidad y así evitar el pánico injustificado.

Si estás en el grupo de personas que deberá continuar con su vida laboral, más concretamente en la industria alimentaria, extrema la precaución. Además de los consejos básicos señalados por el Ministerio de Sanidad, que tendrán que cumplir tanto clientes como empleados, será necesario que apliques esta serie de medidas excepcionales para prevenir el coronavirus en tu tienda: 

1. Haz todo lo posible para mantener la distancia preventiva

Evitar el contacto entre las personas es el núcleo central del protocolo de actuación frente al COVID-19. Para ello, se aconseja que mantengamos una distancia prudencial de un metro -como mínimo-, en especial cuando estemos fuera de nuestras residencias.

Para asegurar que los clientes y trabajadores de tu comercio cumplen con dicha restricción puedes poner marcas en el suelo que delimiten las colas y el mostrador. Separa las estanterías unas de otras para ensanchar los pasillos y crear vías más amplias para los clientes. Evita agrupar demasiados productos en un mismo sitio y, sobre todo, espacia los artículos con mayor demanda unos de otros. 

Si tu tienda es pequeña y no puedes alejar demasiado el mostrador y los clientes, instala una pantalla de plástico protectora. Toda precaución es poca. 

2. Desinfecta tu tienda a diario

Aunque parezca que tu comercio está impoluto, las bacterias del coronavirus pueden llegar a aguantar días en plásticos, aceros, maderas y muchos otros materiales comunes. No basta con limpiar, tienes que desinfectar

Dos o tres veces al día lava con amoniaco y lejía el suelo de tu tienda. Las estanterías o mobiliario donde reposen productos alimenticios o sanitarios deben tener mayor cuidado, por lo que deberás desinfectarlas con más asiduidad. Por último, las zonas de uso frecuente como carritos, pomos de puertas, interruptores, etc., tienes que desinfectarlas constantemente. Si es necesario contratar más personal para cumplir con esta tarea, no dudes en hacerlo.

3. Limita tu aforo

Cuanta menos gente esté comprando al mismo tiempo, menos posibilidades de contagio. Minimiza el número de clientes que pueden entrar al mismo tiempo en tu tienda, crea colas en el exterior y asegura su cumplimiento. No permitas la compra en parejas o grupos a no ser que sea estrictamente necesario -por ejemplo, en casos de personas vulnerables que necesiten ayuda-, agiliza los procesos de pago, reduce el horario comercial, etc.  En definitiva, haz todo lo posible para que no se formen aglomeraciones en el interior de tu tienda.

4. Dispón material desinfectante para clientes y trabajadores

El aseo personal es fundamental para detener el avance del COVID-19, razón por la que el Ministerio de Sanidad, entre otros organismos oficiales, recomienda encarecidamente que nos lavemos las manos con agua y jabón frecuentemente.

Para garantizar la máxima pulcritud, muchos supermercados y grandes cadenas están empezando a colocar dispensadores de agua, geles desinfectantes, toallitas y otros materiales higiénicos en las entradas de sus locales. Recuerda, por mucho que te desinfectes las manos en casa, en el momento en que salgas al exterior estás expuesto a muchos focos de contagio.  

5. Mantén una adecuada ventilación

Se estima que el coronavirus puede sobrevivir en el aire durante aproximadamente tres horas, por lo que las habitaciones cerradas en las que no hay ningún tipo de corriente son altamente infecciosas.

Abre una ventana o una puerta de vez en cuando, enciende el aire acondicionado en esos momentos en los que hay poca gente o, si está a tu alcance, utiliza purificadores de aire. En cualquier caso, asegúrate de renovar el aire cada cierto tiempo para que no se acumulen las bacterias. 

6. Promueve el pago con tarjeta

La continua manipulación de billetes y monedas supone un alto riesgo de contacto bacteriológico. Además de guantes y antiséptico de manos, es muy aconsejable que el pago se realice con tarjeta de crédito.

Nosotros sabemos que el establecimiento no puede obligar al cliente a utilizar una determinada forma de pago, pero siempre puede sugerírselo amablemente. Esta es una lucha que nos concierne a todos y seguro que acepta sin problema.

7. Restringe los objetos comunitarios al mínimo posible

En los comercios es importante que se limite el uso de objetos comunes entre los trabajadores. Una buena forma de asegurar que esto no sucede es, por ejemplo, que un único trabajador atienda llamadas, otro se encargue de empaquetar y un tercero sea el responsable de cobros, caja registradora y TPV.  

Además, sería conveniente que cada trabajador trajese su propia bebida y comida y un compartimento donde guardarla. También debe haber papeleras individuales con tapa automática -que se accione con el pie- y, si es posible, con cierre hermético.

8. Una buena comunicación es la clave para luchar contra el coronavirus en las tiendas

Aunque a veces el establecimiento no tiene la capacidad suficiente para garantizar que todos los clientes y trabajadores cumplan con las precauciones previstas, es responsabilidad de la tienda hacer saber a terceros todas las medidas preventivas que se piensan tomar.

¿Cómo comunicar correctamente tu protocolo preventivo? Puedes poner un pequeño cartel en el escaparate de tu tienda, pantallas por todo el supermercado o enviar notas de prensa a periódicos o medios de comunicación. Depende de las dimensiones y presupuesto comercial de tu negocio. 

La información es la mejor arma para prevenir la propagación del coronavirus, ya que es a través del desconocimiento y de los pequeños descuidos humanos como este COVID-19 va ganando terreno. 

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades ofrece datos e informes actualizados, necesarios para afrontar este nuevo reto. Su guía para la limpieza y desinfectado de establecimientos no sanitarios para el SARS-COV-2, muy similar al coronavirus, puede ser de gran ayuda para aquellas tiendas que tengan que abrir durante el estado de alarma, y quieran información detalla y contrastada sobre cómo actuar.