Volver

Fecha publicación 07 | 10 | 2020
Categorías Hora de divertirse
Compartir

¿Cómo funcionan las pulseras de actividad?

Reconócelo. Con el confinamiento, el #quedateencasa, las restricciones derivadas de la COVID-19 y el teletrabajo casi forzoso, te has convertido en un animal de sofá. Te mueves menos que Espinete en una cama de velcro, y lo notas. Ha llegado la hora de tomar medidas y de revertir esta inercia resbaladiza. ¿Y sabes qué va a serte de gran ayuda para conseguirlo? Una pulsera de actividad.

Las pulseras de actividad, también conocidas como pulseras inteligentes o smartbands, son dispositivos electrónicos que monitorizan tus movimientos y tu estado físico, además de motivarte para mantener unos hábitos de vida saludables.

¿Cómo miden las pulseras de actividad?

Las pulseras de actividad funcionan con sensores que captan información del entorno. Esta se almacena y procesa después por parte de los dispositivos para que nos llegue traducida en forma de valores concretos, como pasos, calorías quemadas o pulsaciones por minuto. La mayoría de las pulseras son capaces de sincronizarse con los smartphones vía app, donde podrás encontrar un diario pormenorizado de lo que tu smartband va percibiendo.

Las pulseras de actividad más sencillas (y, claro está, más económicas) basan su funcionamiento en un solo sensor, un acelerómetro de tres ejes. Este registra los movimientos de la muñeca, extrayendo datos de posición y velocidad, y de acuerdo con ello calcula:

  • El número de pasos que has dado y la distancia recorrida.
  • Si estás andando, en reposo o durmiendo, y las veces que te despiertas por la noche.
  • Las calorías que has consumido.

Los modelos de pulseras inteligentes más sofisticados incorporan otros sensores que amplían el nivel de vigilancia de los parámetros físicos. Algunos de ellos son:

  • Altímetro. Detecta las diferencias de altitud y, con ello, deduce si has estado subiendo y bajando escaleras.
  • GPS. Geolocaliza tu actividad.
  • Pulsómetro. Monitoriza la frecuencia cardíaca. Los más precisos son los de electrodos, que cuentan con una banda que se coloca alrededor del pecho y se conecta por bluetooth con la smartband. Pero los más comunes son los ópticos, que funcionan proyectando luz sobre la muñeca para poder apreciar las variaciones en el flujo de la sangre a través de las venas, lo que les permite tomar el pulso en tiempo real.

¿Son fiables las pulseras de actividad?

Depende de lo que estés buscando.

Lo primero que hay que tener claro es que las pulseras de actividad no son tecnología para el diagnóstico médico. Un pulsómetro no puede sustituir a un tensiómetro. Ni los datos de calidad del sueño que nos da una pulsera de actividad son equiparables, ni mucho menos, a los que se obtienen con una polisomnografía.

Ahora bien, la información aportada por una pulsera inteligente resulta muy útil a modo de orientación:

  • Te permite evaluar tus progresos y mantenerte en forma, comparando tu rendimiento con el de días o semanas anteriores.
  • Te motiva para que te muevas más, te alerta para que cumplas objetivos (como beber dos litros de agua o llegar a los 10.000 pasos diarios) y te pincha para que no te duermas en los laureles. En definitiva, para que te calces tus zapatillas de running y salgas a devorar kilómetros, o para que le des una oportunidad a esos materiales para hacer ejercicio en casa que hace semanas que no tocas.
  • Te sugiere pistas sobre tu salud. Puede avisarte de que estás durmiendo poco, o de que atraviesas un periodo de estrés y tienes que relajarte.

Pulseras de actividad, con descuento en Billionhands

Ahora que ya sabes cómo funcionan las pulseras de actividad, seguro que quieres hacerte con una… ¡pero con descuento! Y en Billionhands, tus deseos son órdenes. Date una vuelta por nuestra sección de Informática y Electrónica y echa un vistazo las últimas ofertas en dispositivos Fitbit, Vivosmart o Xiaomi Band. ¡Se acabaron las excusas!